Tuenti y menoresUna de las consultas que me hacen con más frecuencia es sobre la edad mínima para poder acceder a Tuenti y a otras redes sociales. Es un tema que preocupa sobre todo en centros escolares y en bibliotecas. Ya hemos comentado en anteriores artículos que la edad mínima en España para poder acceder a estas redes son los 14 años. Y a esta respuesta siempre se contrapone la realidad: un altísimo porcentaje de menores de 14 años tiene perfil en Tuenti. Y esto ocurre porque acceder a este servicio no es como entrar físicamente, por poner un ejemplo, en una discoteca en la que en la puerta verifican personalmente la identidad. Tuenti tiene un sistema que de alguna manera pretende dificultar que los menores se puedan registrar. Primero han de poner una fecha de nacimiento que indique que es mayor de esa edad. Esa primera barrera se salta fácilmente cambiando el año de nacimiento al registrarse. Posteriormente, según indica Tuenti, si detectan que un perfil corresponde a un menor, le envían un mensaje en el que le dan un plazo de 92 horas para que envíe una fotocopia del documento de identidad escaneado o por fax para verificar su edad. Si no lo hace, su perfil será borrado.

La pregunta es cómo averigua Tuenti si se ha engañado en la edad. Pues bien, esta red social española dispone desde hace dos años de un protocolo de investigación y borrado de usuarios menores de 14 años. Lo hacen mediante un equipo humano que verifica semanalmente alrededor de 1000 perfiles sospechosos. Y os aseguro que son muchos los chavales y chavalas que se encuentran con su cuenta desactivada. Basta con entrar en algún foro de Internet y ver mensajes de este estilo:

Cuando su cuenta se desactiva y no consiguen demostrar su edad, pierden toda la información que tenían almacenada, incluyendo fotos y contactos.

Y comentaba que los principales preocupados por la edad de acceso son los centros escolares y las bibliotecas porque lógicamente están obligados a respetar la legalidad y evitar problemas ante terceros. En el caso de los padres y madres, sin embargo, hay un poco de todo. Quizás llevados por el desconocimiento o por la confianza en sus hijos e hijas, algunos consienten que abran cuentas en Tuenti. Y así en los foros también se ven comentarios de este estilo por parte de algunos adultos:

Ante esto, recuerdo que desde el punto de vista legal ningún menor de 14 años en España puede registrarse por sí solo en una red social. Por supuesto, habrá niños y niñas muy maduros que seguramente sepan proteger su intimidad y privacidad y obrar sensatamente. Pero ¿y sus contactos? En las redes sociales, nuestra privacidad depende en gran parte de nosotros mismos y en otra buena parte de nuestros contactos, porque compartimos información y datos, los colgamos en la red, aunque sea con opciones de privacidad, pero una vez en la “nube”, es fácil perder el control. Así que mi recomendación es que aunque el niño o niña sea muy sensato, los riesgos están ahí. Y no valen las excusas de las “tareas de clase”, como en esa nota del foro. Las redes sociales (salvo las educativas, que también existen) no están para eso.

Dicho todo esto, sería tonto hacer oídos sordos y querer creer que los menores de 14 años no acceden por norma general a Tuenti. Y es justo lo contrario. En las charlas que imparto en centros escolares a alumnos y alumnas de 1º de ESO (12-13 años) una de mis preguntas es cuántos están en Tuenti, y la respuesta es que la inmensa mayoría tienen perfil. Así que hay que hacer algo similar a las prisiones: oficialmente están prohibidas las drogas pero sabiendo que circulan, en el kit que se entrega a cada interno figura un bote de lejía e información de cómo limpiar los equipos de inyección. Pues igual con las redes sociales: debemos ser conscientes de que los menores de 14 años están en Tuenti y por lo tanto tomar las precauciones para que naveguen de forma segura. Y para eso nada mejor que seguir los consejos que se vierten en este blog, que no son sólo para los menores de 14 años, sino para niños, niñas, adolescentes, jóvenes e incluso adultos.

Acabo con una pregunta: ¿sabemos si nuestro hijo o hija tiene perfil en Tuenti o en otra red social? Al menos deberíamos saberlo para poder aconsejarle y guiarle. Desde luego nunca para echarle una bronca y prohibirle acceder. Lo van a seguir haciendo de una u otra manera y corremos el riesgo de que ante una reacción así dejen de confiar en nosotros y no contarnos nada sobre sus experiencias en Internet.

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • Orkut
  • Technorati
  • Tumblr