Menores en red

Vídeo en streaming: Periscope

Adolescentes y vídeo en streaming: Periscope

Periscope es un nombre que seguramente cada vez vamos a escuchar más. Y posiblemente muchos padres y madres descubran su icono en el smartphone de sus hijos. Se trata de una aplicación, surgida en marzo de este año para dispositivos Apple y en mayo para dispositivos Android, que permite a cualquier persona que la tenga instalada, retransmitir un vídeo en streaming, es decir, en directo, sin ninguna complicación.

El funcionamiento es muy sencillo. Una vez instalada la aplicación, gratuita, y a través de una cuenta de Twitter (Periscope pertenece a Twitter y funciona a través de esta red), podemos ver o retransmitir vídeo en directo a través de nuestro dispositivo móvil. A la hora de retransmitir podemos elegir la configuración: pública (cualquier usuario puede verlo) o privada (se notifica su emisión a las personas que elijes). También permite o no compartir la ubicación, habilitar el chat y publicar en Twitter, así como guardar la grabación de la retransmisión. Cuenta incluso con la opción de intercambiar la emisión entre la cámara trasera o frontal del teléfono.

Si lo que queremos es visualizar una emisión en público, disponemos de la opción de buscar emisiones de las personas a quien seguimos, buscar los destacados que nos ofrece la propia aplicación o en el mapamundi de la propia app, donde vemos desde qué lugares del mundo están emitiendo, con una pequeña miniatura del vídeo y los datos de la retransmisión. Es tan fácil como tocar en ese punto y comenzar a ver la emisión. Si el usuario que está retransmitiendo lo ha permitido, podemos mandar mensajes. También podemos enviar “corazones” simplemente pulsando en la pantalla, a modo de “likes”. Las grabaciones de las emisiones públicas pueden mantenerse visibles hasta un máximo de 24 horas.

Con esta aplicación se “democratiza” la emisión en streaming a todo el mundo (que disponga de smartphone y conexión a Internet, por supuesto). Algo que hasta hace bien poco era más bien complicado, ahora se simplifica hasta el extremo de pulsar un botón y comenzar a emitir.

¿Qué implicaciones trae esto para nuestros adolescentes? Pues que hemos pasado de la época en que se podían enviar imágenes instantáneamente a hacerlo con vídeos. Su sencillez hace que se acorte a nada el instante de reflexión a la hora de emitir algo, y esto conlleva un cierto riesgo en determinadas situaciones. Todos sabemos que los jóvenes (y muchos adultos) pecan de irreflexivos en muchos momentos y se dejan llevar por el impulso.

Hasta el momento los usuarios de Periscope suelen ser adolescentes o gente menor de 40 años, con actividad en las redes sociales. Basta con echar un vistazo a las emisiones en directo para ver que así es. A determinadas horas son muchas las retransmisiones de fiestas en vivo, de viajes en automóvil a la playa o a una fiesta, reuniones caseras, gente paseando por la calle… en general escenas bastante insulsas. A otras horas, especialmente domingos, abundan las retransmisiones de iglesias evangélicas. Pero también personas que se dedican a mostrar, a modo de guía turístico, sus ciudades, o conferencias en directo, conciertos, eventos deportivos, mítines políticos, incluso noticias que están sucediendo en ese mismo momento, como la llegada de refugiados sirios a una estación de tren y la recepción por parte de las ONGs. Es decir, que las potencialidades son muchas y muy positivas. También han surgido los primeros problemas de derechos de autor. En cinco meses, Twitter ya ha recibido 1.391 demandas por infringir la Ley de Derechos de Autor para Medios Digitales en el Nuevo Milenio (DMCA), generalmente por emisión de conciertos y de eventos deportivos como combates de boxeo.

¿Existe riesgo real de que nuestros hijos o hijas utilicen de mal modo esta aplicación? El riesgo siempre existe, aunque la aplicación cuenta con un botón para reportar contenido inapropiado. Además, otra de las rémoras que por el momento puede hacer que el uso de esta aplicación se vea limitado, es el consumo de datos. Retransmitir un vídeo supone un uso de megas considerable. No es mayor problema si se hace desde un acceso wifi pero de otro modo difícilmente un adolescente se atreve a consumir buena parte de su cuota mensual de navegación de alta velocidad con esta aplicación. De todos modos, los estudios de tendencia indican que en cinco años se consumirán más horas de contenido en streaming que de forma convencional.

Pero Periscope no es la única aplicación que permite retransmitir vídeo en directo. Meerkat, YouNow o TwitCasting Live son otras aplicaciones con el mismo objetivo. El propio Youtube permite también realizar retransmisiones en directo y son varios los dispositivos móviles que dan esta opción directamente desde su cámara, sin necesidad de más aplicaciones.

Una razón más (¿no eran ya suficientes?) para que padres, madres y profesorado se pongan las pilas y se formen en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. Se trata de un mundo en constante evolución y exige un “aggiornamento” constante. Ellos y ellas, los adolescentes, no van a renunciar a sus posibilidades, así que no queda otra que aprender a usarlas, saber sus ventajas e inconvenientes, y poder servir así de guías y tutores en su uso. ¿O nos quedaremos de brazos cruzados esperando que ellos nos den lecciones… y disgustos? A la hora de educar, no vale el hacer oídos sordos o alegar que no “me gustan las tecnologías”. Forma parte de la responsabilidad de cualquier educador, padre o madre, en estos tiempos. Pensadlo y actuad en consecuencia.

Fotografía superior de Anthony Quintano

Tu comentario/O teu comentario