Archivo

Internet en familia

Adultos y menores compartiendo intereses en la Red

En este blog continuamente estamos hablando de la importancia de la comunicación en la familia para poder prevenir y educar a los menores en el uso correcto de Internet. Es la mejor manera de lograr que ellos y ellas adopten precauciones, eviten riesgos y confíen en nosotros cuando surge un problema. Pero por descontado, el lograr esto pasa porque los padres y madres usen también la Red (y de forma correcta, naturalmente).

Si el menor sabe o percibe que sus padres no conocen este medio, no estarán proclives a confiar en ellos cuando se encuentran con un problema en Internet. Posiblemente teman una reacción negativa, que se les censure, se les prohíba usar Internet o se les invada su privacidad. Estudios recientes demuestran que hay una relación entre la proporción de adolescentes con conductas poco deseadas en Internet (adicción, contactos no recomendables, acceso a contenidos poco apropiados…) y la proporción de padres y madres que no acceden o usan habitualmente este medio. Por algo será.

Y se trata sencillamente de vencer el complejo de inferioridad ante el hijo o hija. No es cierto que sepan muchísimo de Internet y de redes sociales. Saben, eso sí, moverse en ese medio, pero no siempre con acierto. Cometen imprudencias, bien fruto de su desconocimiento o bien fruto de las tendencias propias de su edad. Con un poco que los padres y madres tengan interés y comiencen a usar el ordenador, enseguida estarán en condiciones de poder compartir con sus hijos.

¿Y qué compartir? Hay muchísimas actividades que pueden hacerse conjuntamente:

  • Chatear de vez en cuando con los hijos e hijas en Internet. Si ellos ven que sus padres pueden ser divertidos en este medio, se animarán y se sentirán más cómodos, y para los adultos supondrá una fuente de información directa de cómo se comportan los menores en esta forma de comunicación.
  • Enviarles videos o enlaces interesantes a su correo o colgarlos en su muro en Tuenti o Facebook. Hay cantidad de videos con contenidos divertidos o que nos pueden enseñar algo de forma amena en páginas como Youtube por poner un ejemplo. Si los adolescentes ven que sus padres navegan, ven, comentan y comparten estos contenidos, posiblemente se animen a enviarles también cosas curiosas que ellos encuentren o reciban.
  • Usar redes sociales. Los chavales verán que sus padres tienen amistades y contactos en las redes, que comentan sobre ellas, que manejan la información correctamente, que configuran bien su privacidad… y esto sirve de ejemplo y motivación para ellos. En el caso de que en estas redes cuenten entre sus contactos a sus hijos, por supuesto hay que evitar ser invasivos y limitarse a intervenciones muy puntuales en sus muros y con temas que estén en la línea de su edad, para no resultar demasiado chocante.
  • ¿Estar entre los contactos de sus hijos en las redes sociales? Pues no me atrevo a dogmatizar en este tema. Dependerá mucho del carácter del adolescente, del tipo de uso que haga, de su mayor o menor nivel de riesgo, de la confianza que tenga con los padres… En cualquier caso, suponiendo que nos acepte entre sus contactos, repito lo dicho anteriormente: no ser invasivo y preferiblemente limitarse más a ser observador. Aunque el hecho de compartir cosas en la red, dará para compartir muchos temas, divertirse juntos, etc.
  • Dejar que los adolescentes nos aconsejen o nos instruyan sobre algunas herramientas o programas que ellos controlen. No hay que sentirse menos por eso. A nosotros nos vendrá muy bien y a ellos igualmente, ya que les ayuda a estructurar sus ideas para poder enseñarnos a nosotros. Y es un punto más en común. Igual que si descubrimos una herramienta o una web o cualquier recurso que creemos que puede ser interesante para ellos, enseñárselo y explicárselo.

Sin lugar a dudas, actividades de este tipo van a contribuir a que los menores se sientan más próximos a nosotros y se atrevan a confiar y a pedir consejo cuando se topan con algún problema en la red. Y hasta es posible que nos divirtamos y le tomemos gustillo a esto de Internet.

Tu comentario/O teu comentario