Menores en red

Anorexia, bulimia y WhatsApp

Anorexia y bulimia en WhatsApp

Abulimia y anorexia, dos viejas conocidas que ahora se han aliado con WhatsApp. Son trastornos que llevan décadas persiguiendo especialmente a los adolescentes. Y como otros muchos problemas Internet les ha dado alas para crecer. Hasta no hace mucho la Red proporcionaba –y sigue haciéndolo– cantidad de webs conteniendo información, trucos y dietas para fomentar tanto la abulimia como la anorexia, conocidas en Internet como Ana y Mía. Ocurre que, ante la dimensión del problema, estos foros se han visto en cierto modo perseguidos y algunos de ellos obligados a cerrar. Realmente con la ley en la mano no es fácil conseguirlo, aunque son muchas las voces que se escuchan desde hace años para pedir la ilegalización de este tipo de contenidos –entre ellas la del propio Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid–, pero hasta el momento sin demasiado éxito.

Por eso los pro-ana y los pro-mía han encontrado en WhatsApp la herramienta perfecta para lograr –gracias a su “impermeabilidad”– una mayor privacidad y también un mayor efecto viral, ya que las “recetas” se transmiten con mayor rapidez y llegan a mayor número de usuarios. Y acceder a uno de estos grupos no es difícil porque los foros de Internet facilitan la manera de hacerlo. El problema añadido es que las adolescentes –en femenino porque la mayoría de las afectadas son chicas–, ante el deseo de participar en estos grupos, dejan de lado su intimidad y proporcionan su número de teléfono sin ningún pudor con el riesgo que puede comportar.

No quiere esto decir que hayan dejado de lado las páginas de Internet dedicadas a esta temática. Siguen existiendo y a veces son la puerta de entrada a estos grupos de WhatsApp. Grupos que en ocasiones son de carácter internacional. Uno de ellos, creado no hace mucho, de habla hispana, comenzó llamándose “Dulce adicción” para cambiar posteriormente –con el fin de dificultar su localización por parte de padres y madres- a “Be the #1, be the best”. Y posiblemente siga cambiando. Es decir, que ningún padre o madre espere encontrar en el móvil de su hija un grupo llamado “pro-mía” o algo similar. Se ocultan para evitar ser identificados.

La organización Protégeles ha creado una línea de ayuda para estos temas, a la que podéis acceder desde la web creada al efecto, Tú eres más que una imagen. Ahí podéis encontrar amplia información sobre estos trastornos y la forma de acceder a esta línea de ayuda directa.

Fotografía superior de Benjamin Watson

Tu comentario/O teu comentario