Archivo

Buenos hábitos físicos

Buenos hábitos físicos en el uso de la tecnología

Si seguís este blog sabréis que hablamos con frecuencia de los riesgos y de las medidas de prevención que debemos adoptar para asegurar una navegación segura de los menores en la red. Pero hoy quiero abordar un tema que es consecuencia del uso de las TIC y que no siempre se valora en su justa medida. Se trata de los problemas físicos derivados del uso de aparatos como ordenadores, móviles, consolas, etc.

Nuestros hijos e hijas están ya habituados a usar todas estas herramientas y forman parte de su día a día. Igual que muchos de nosotros, adultos. Un niño o niña puede estar en clase usando un ordenador para hacer trabajos escolares, salir de clase y usar un smartphone para comunicarse mediante mensajería con sus amigos y amigas, llegar a casa y jugar un rato con la Wii, y tumbarse en el sofá con el portátil para ver un video en Youtube. Todo esto tiene un “peaje”, porque supone la adopción de unos gestos y posturas corporales no siempre sanas.

Por ejemplo, se ha notado un aumento de dolencias de espalda en niños y niñas, dolor que se achaca con frecuencia al uso de las mochilas escolares. Es cierto que en parte puede ser debido a eso, pero no es menos cierto que también influyen las posturas corporales que adoptan a la hora de sentarse en la silla o en el sofá de la casa para jugar con la videoconsola o con el ordenador.

Las lesiones en las articulaciones son otro de los problemas que se presentan cada vez en mayor medida. El uso del ratón de forma incorrecta puede ser el origen de dolencias en las muñecas o en el codo. De hecho ha surgido un nuevo término, la “wiiitis”, acuñada por el doctor Julio Bonis, y que en realidad es la epicondilitis lateral y media, conocida comúnmente como “codo de tenista” y que se produce por la utilización continuada de los videojuegos con los movimientos de las articulaciones que ellos comportan.

El uso de estos instrumentos tecnológicos también tiene su repercusión en la vista. Mucho tiempo delante de una pantalla provoca que los ojos reduzcan el parpadeo hasta tres veces por minuto, cuando lo habitual son doce y hasta veinte. Esto se traduce en sequedad de los ojos y en consecuencia visión doble y borrosa.

También el oído se ve resentido y son muchos los adolescentes que usan permanentemente auriculares a un nivel elevado. Poco a poco van perdiendo capacidad auditiva, y se usa ya el término de “oído de iPod” para denominar a esta pérdida ocasionada por este mal uso.

Tenemos entonces por delante una tarea educativa también en el aspecto físico. Los consejos para prevenir todas estas dolencias son sobradamente conocidos, pero conviene recordarlos:

  • Adoptar posturas ergonómicas ante la pantalla del ordenador y evitar posturas viciadas en el uso de tabletas y portátiles (tumbados malamente en el sofá, en la cama…)
  • Acostumbrar a los menores a que hagan períodos de descanso al menos cada hora, para caminar un poco, estirarse y evitar también de esta manera la fijación de los ojos en las pantallas durante largos períodos de tiempo.
  • Hacer el esfuerzo por parpadear con más frecuencia y cada poco tiempo fijar la vista en un punto lejano.
  • Mantener una distancia mínima de 45 cm de la pantalla. Distancias más cortas pueden provocar miopía en los menores.
  • Crearles el hábito de usar los auriculares a menos volumen y a no tenerlos permanentemente conectados.
  • Evitar que usen cualquier herramienta tecnológica (ordenador, tableta, Wii, consola, smartphone…) durante períodos prolongados de tiempo.

Y acabo recordando que el mejor maestro es el que mejor ejemplo personal da. Así que, tú, madre o padre o adulto que estás leyendo este blog: ¿en qué postura estás ante la pantalla ahora mismo? ¿Cuánto tiempo llevas conectado o conectada sin despegar la mirada de la pantalla? Sí, son hábitos que cuesta corregir, pero a la larga nuestra salud (espalda, articulaciones, vista, oído…) nos lo agradecerán.

1 comentario

  1. sus consejos me parecieron muy bueno los necesitabapara la tarea y me sirvio mucho gracias.

Tu comentario/O teu comentario