Para los mayores

Clickbait o los titulares-gancho que enlazan a contenidos basura

Clickbait o los titulares-gancho que enlazan a contenidos basura

Hoy hablamos de Clickbait o los titulares-gancho que enlazan a contenidos basura. Algo de lo que debemos ser conscientes si queremos mejorar la calidad de Internet.

Dice el dicho que la curiosidad mató al gato. Y de eso se valen muchas webs que, si sois usuarios de Facebook, os resultarán muy familiares. Os pongo algunos ejemplos. Seguro que muchos os sonarán:

  • “Los prisioneros de esta cárcel se alinearon en el patio. Entonces hicieron ESTO…”
  • “Esta mujer de 50 años desprende un olor extraño. Cuando va al hospital, no se cree quién la salva”.
  • “Se hicieron una simple foto, la subieron a Internet y mira lo que les pasó a continuación”.
  • “Se envolvió en papel plástico y al despertar, mira lo que pasó”.
  • “Decidió terminar con su novia: mira lo que pasó con la chica meses después (fotos)”.
  • “Esta modelo salió a la calle sin pantalones y mira lo que pasó”.
  • “¡Insólito! No podrás creer lo que se tragó esta anaconda”.

Posiblemente entre nuestros contactos de Facebook tengamos muchos que son “especialistas” en difundir este tipo de enlaces. En general, una vez que se visitan, son artículos de muy baja calidad y que no responden para nada a la expectativa creada. O si lo hacen, muchas veces son noticias falsas, hoaxes.

Son conocidas como Clickbait (cebo de clics en inglés) y la Wikipedia define este término, peyorativo, como los contenidos web que apuntan a generar ingresos publicitarios en Internet, especialmente a expensas de la calidad o exactitud de éstos, dependiendo de titulares sensacionalistas para atraer mayor proporción de clics y fomentar el envío de dicho material a través de las redes sociales.

¿Cuál es su propósito? Pues como estamos indicando, conseguir que, atraídos por la curiosidad del titular, muchas personas pinchen en ese enlace y visiten esa web. Por lo tanto, atraen gran cantidad de tráfico hacia ella, con lo cual aumenta el valor de ese sitio, ya que puede conseguir mayores ingresos de publicidad. Es decir, un anunciante prefiere insertar su publicidad en sitios que reciban muchas visitas. Y esto es lo que logran estas webs con eses titulares gancho. Sin embargo, la calidad no es acorde con la cantidad de visitas. Webs que se lucran del clickbait, como BuzzFeed han conseguido valorizar su sitio en 850 millones de dólares, es decir, tres veces más de lo que vale, por ejemplo, The Washington Post.

El problema ya no es sólo que estemos contribuyendo a poner en valor contenidos basura en la Red, sino que muchas de estas páginas exigen que, para poder ver el contenido, hagamos clic aceptando una serie de condiciones. Como muchas veces son farragosas y otras veces –la mayoría– no nos paramos a leer lo que aceptamos (ávidos de conocer ese “mejor vídeo de la historia”), acabamos autorizándoles –de forma inconsciente– a tomar el control de nuestro Facebook y que usen nuestra identidad para difundir spam entre nuestros contactos.

De ahí que no es extraño encontrarnos con posts de contactos nuestros diciendo que están apareciendo en su muro noticias y enlaces que ellos no han publicado. Y echan la culpa a un hacker o alguien que está utilizando su Facebook. Y no: es el resultado de haber hecho clic en un botoncito aceptando unas determinadas condiciones para así poder leer uno de esos artículos que tanto les intrigaban.

Los titulares con gancho no están mal si el contenido se corresponde y es de calidad. Pero la mala práctica viene cuando no es así y su único objetivo es conseguir visitas a costa de lo que sea.

Aparte de Facebook y Twitter, otra red que sufre este tipo de práctica de clickbait es YouTube. En este caso no son tanto los titulares como los thumbnails (las imágenes que sirven como previsualización del vídeo). Seguro que más de una vez, en las sugerencias que nos ofrece YouTube, hemos visto vídeos cuya imagen de previsualización (el thumbnail) nos llamó la atención bien por su morbo o por su carga sexual, y que nos ha hecho pinchar para verlo. Y lo más seguro es que el vídeo en cuestión no tenga mucho ni de morbo ni de carga sexual, pero ya logró su objetivo de lograr un clic más.

Dejarse llevar por la curiosidad con este tipo de titulares, aparte de los problemas que nos puede acarrear como hemos indicado, contribuye a potenciar los contenidos basura en la Red, algo que finalmente perjudica a los contenidos de calidad.

Así que éste es el consejo de hoy para vosotras, personas adultas: no dejarse llevar por la curiosidad malsana y no contribuir a ensuciar Internet. Algo que debemos transmitir también a nuestros hijos e hijas, que también son víctimas de esta técnica. Recordad que la Red, Internet, la construimos entre todos y todas, y que lograr que sea mejor se consigue gracias a la mayor formación de los usuarios, mayor responsabilidad y mayor espíritu crítico.

Tu comentario/O teu comentario