Para los mayores

Fallos en los discos

¿Cómo aseguramos nuestro mundo digital?

¿Aseguramos nuestro mundo digital adecuadamente? Pues quizás no tanto como debemos. Esto he pensado yo el pasado fin de semana, cuando me encontré que por un fallo en un disco duro externo, he perdido cierta información. Porque no nos creamos que los dispositivos son eternos. Van ganando en fiabilidad y nada que ver los antiguos disquetes con los discos SSD actuales. Pero aun así, no pongáis todos los huevos en la misma cesta.

Los antiguos disquetes se magnetizaban con facilidad, haciéndolos inservibles. Los CDs y DVDs –sobre todo si son de marcas de poca reputación– también presentan problemas con el tiempo, especialmente si se ven afectados por la luz, la humedad o el calor.

Los discos duros tampoco son infalibles. La superficie puede verse alterada por un golpe, vibraciones o una avería mecánica. Esto fue lo que me ha pasado a mí: varios sectores del disco se han corrompido y como consecuencia he perdido la información almacenada en ellos.

Quizás alguno de vosotros use ya los cada vez más populares –aunque aún de elevado precio– discos duros de estado sólido (SSD). Son más resistentes a golpes y son más fiables que los mecánicos, pero tampoco son eternos ni infalibles.

Y seguramente, si sois al menos usuarios de tipo medio, utilizáis soluciones de almacenamiento en la nube: Dropbox, Drive, Onedrive, Box, Mega, iCloud… Pero también hemos leído noticias en los últimos meses de ataques a servidores de alguno de ellos y revelación de contraseñas, incluso pérdida de datos. Desde luego cuentan con muchas más medidas de seguridad que cualquier servidor privado, y es difícil que suceda una pérdida de datos, pero no imposible.

Ante este panorama, ¿de qué me fío para guardar mis datos? La respuesta es de todo lo que podamos y de manera redundante. Lo que os comentaba al principio: no poner todos los huevos en la misma cesta. La información que consideremos importante deberíamos tenerla en más de un tipo de almacenamiento, porque ya será difícil que fallen varios a la vez. Así yo tengo la costumbre de, por ejemplo, almacenar las fotos en un servidor en la nube y al mismo tiempo en un disco duro externo. Eso sí, he prescindido ya de CDs y DVDs. Y tengo más de un disco para repetir cierta información.

Vivimos en un mundo digital, lo cual nos abre muchísimas posibilidades pero también nos hace tremendamente vulnerables. Es la reflexión que os dejo para hoy. Y por ello os dejo este interesante vídeo –Lost Memories– donde nos presenta un mundo en el que, por causa de una tormenta electromagnética, se borra todo lo digital. ¿Tembláis?

LOST MEMORIES (French, English Subtitles) from Francois Ferracci on Vimeo.

Fotografía superior de William Warby

Tu comentario/O teu comentario