Archivo

controlparental

El verdadero control parental en Internet

Hace más de año y medio que está funcionando este blog y desde entonces muchas cosas han cambiado. De todos es sabido la rapidez con que evoluciona la tecnología relacionada con las TIC. En este sector, más que en ninguno, es imprescindible estar siempre bien informado y actualizado permanentemente. Algo no muy complicado para los que nos gusta este mundo, pero muy penoso para las personas que no se sienten atraídas por él. Y desafortunadamente, muchas de estas personas tienen la responsabilidad de ser padres, madres o docentes. Y por descontado que sus hijos e hijas son entusiastas de las herramientas informáticas, sean ordenadores, smartphones o tabletas

Cuando comenzamos este blog, la mayoría de los menores se conectaban a través de ordenadores. Eran los tiempos en que el consejo principal era que el ordenador debía estar en un lugar común de la casa. Poco tiempo después, este consejo, a pesar de ser aún válido, ya no era absoluto: los adolescentes, cada vez más, eran poseedores de ordenadores portátiles o netbooks, y los hogares cada vez en mayor medida, estaban dotados de conexión wifi. El chico o chica podía ya conectarse desde su propio equipo en su habitación. Aún así, había manera de cortar la conexión del módem en horas que no fuesen convenientes. Pero seguimos avanzando, y una gran proporción de menores ya tienen teléfonos del tipo “smartphone”, es decir, teléfonos inteligentes con conexión permanente a Internet y capacidad para interactuar en redes sociales y programas de mensajería a través de ellos. Y lo usan para conectarse desde cualquier lugar y en cualquier momento. Ya es difícil ponerles barreras.

Se hablaba con frecuencia de las herramientas de control parental. Nosotros mismos lo hicimos desde este blog. Pero esas herramientas –ya no efectivas al cien por cien como ya señalábamos– son ahora insuficientes y poco eficaces debido a la diversidad de dispositivos, su uso ya personal (no familiar) y la abundancia de conexiones (no exclusivamente en el hogar). Es por eso que insistimos tanto en que la mejor herramienta para prevenir problemas en la red es la educación y el diálogo en familia.

Muchas veces me preguntan por herramientas de control parental. Y tentado estuve de elaborar un artículo actualizado describiendo alguna de esas herramientas. Pero creo que no sería de mucha utilidad por todas estas razones que he apuntado. Los instrumentos siguen existiendo, por supuesto, pero siguen siendo insuficientes. En muchos casos se dan situaciones paradójicas en que padres supuestamente “preocupados” por la seguridad de sus hijos en Internet, establecen filtros en el ordenador de la casa, horarios de acceso, controles… y luego les dejan disponer de smartphones libremente para “no ser menos que sus compañeros”.

¿Cuál sería la mejor prevención entonces en un hogar con menores? Pues una combinación de varios factores que trataré de resumir:

  1. Si hay un equipo de sobremesa en la casa, conviene como siempre que esté en un lugar común. Y si lo usan menores, no está de más crearles un perfil restringido con ciertas limitaciones en lo referente a instalación de programas, uso horario y acceso a ciertos contenidos.
  2. Si el menor tiene un equipo propio (ordenador portátil, netbook, smartphone, tableta…) y se conecta a través de la red wifi de la casa, sería conveniente apagar la conexión en determinados horarios.
  3. El teléfono móvil no tiene porqué llevarse necesariamente al colegio.
  4. No es mala idea que los costes del teléfono móvil sean compartidos. De esta manera serán más conscientes del tiempo y del uso que hacen de él. Así que a partir de una cierta edad, parte del coste puede correr a su cargo.
  5. La modalidad prepago en el móvil en ocasiones resulta efectiva para un uso más responsable.
  6. De vez en cuando hay que hablar con el menor o la menor sobre el uso que hace de las conexiones a Internet, de las herramientas que usa, cómo las usa, qué contactos tiene, qué cosas le ocurren en la Red…
  7. Que estas conversaciones no sean consecuencia de la detección de malos usos. Es preferible que sean conversaciones en positivo. Una noticia en el periódico, un comentario, cualquier excusa puede ser válida para sacar el tema. Naturalmente, si ha ocurrido algún problema, también habrá que hablarlo y, si es necesario, corregir las malas conductas (exactamente igual que se hace con los comportamientos fuera del mundo digital).
  8. Como padres y madres tenemos la obligación de usar y conocer las herramientas de la Red. No se trata de ser unos entusiastas, no se pide tanto, pero es imprescindible estar mínimamente familiarizados con su uso, al menos de las principales, para poder aconsejar a los menores y utilizar su lenguaje.

Con todas estas medidas, seguro que se minimizan los problemas que se pueden presentar a los menores cuando navegan por Internet. Como veis, lo mejor es recorrer y conocer las “calles” por donde ellos y ellas andarán, para saber guiarlos. Y, quién sabe, quizás conociendo todo lo bueno que hay en Internet, le tomaremos gusto. Para eso es importante entrar en la Red con espíritu positivo y sin prejuicios.

En esta línea, en las próximas semanas hablaremos de algunas herramientas muy útiles para padres y menores. Aprovechemos Internet.

Tu comentario/O teu comentario