Para los mayores

Google es Dios?

¿Google es Dios?

Google es Dios porque todo lo sabe. Parece exagerado, pero no creáis que lo es tanto. Los que lleváis unos años en esto de Internet recordaréis la época en que no era Google el buscador más usado, sino que había una competencia entre varios (Yahoo, Altavista, Lycos, Ozú, Ask, Excite, Hispavista, Olé, Terra y otros muchos). En los primeros tiempos más que buscadores como los entendemos hoy en día eran directorios. Con el tiempo fue Google quien se impuso y aunque muchos de los competidores siguen existiendo, no llegan a hacerle ni sombra.

Google supo evolucionar y ampliar sus servicios, no limitándose a ser sólo un buscador. De hecho hoy contamos con Google para una buena cantidad de acciones que realizamos en Internet. Usamos su correo (Gmail), sus mapas (Google Maps), su sistema operativo en los móviles Android, su almacenamiento en la nube (Drive), su tienda de aplicaciones, libros, música (Google Play), su servicio de vídeos (Youtube), su red social (Google+), sus programas ofimáticos (Google Docs)… y no acabaría ahí la lista. En fin, toda una serie de herramientas GRATUITAS (aunque algunas de ellas ofrezcan más prestaciones a cambio de un pago). Pero ¿no os extraña que todo sea gratis? ¿Es Google una ONG o una empresa? Efectivamente: no pagamos con nuestro dinero sino con nuestros datos. Consentimos que usen nuestros datos a cambio de ofrecernos sus servicios.

Ahora os pido que cambiéis el chip y no identifiquéis datos sólo con “datos personales” referidos a nombre, dirección, documento de identidad, teléfono…  Ampliad ese concepto a nuestros hábitos. Sí, Google controla nuestros hábitos diarios. Y os voy a dar unos cuantos enlaces para que veáis en la práctica lo que Google controla de cada uno. Para hacer estar prueba, entrad en vuestra cuenta de Google (o de Gmail, que es lo mismo), y comenzad a probar estos enlaces que os dejo.

  • Vuestra información personal

Si usáis habitualmente el buscador de Google, éste guarda toda la información personal vuestra, vuestros intereses y las búsquedas que habéis hecho día por día, incluso hora por hora.

https://history.google.com

  • Vuestros movimientos diarios

Si tenéis un smartphone con Android, es muy probable que esté registrando los recorridos que hacéis cada día, y que gracias a eso también sepa cuál es vuestro sitio habitual de residencia (donde él percibe que pasáis las noches) y vuestro lugar de trabajo (a donde os desplazáis diariamente en horario laboral). Probad el enlace y seguramente veréis sobre un mapa todos vuestros recorridos día a día.

https://maps.google.com/locationhistory

  • Los equipos que usáis

Si os conectáis desde diferentes sitios, sabed que Google lleva registro de los equipos que usáis y cuando.

https://security.google.com/settings/security/activity

Fijaos lo transparentes que somos para Google. Y fijaos el valor económico de todos estos datos simplemente a efectos publicitarios.

Tenedlo en cuenta a la hora de usar servicios supuestamente gratuitos en Internet. Por ejemplo, si estáis registrados en Facebook no os creáis que tiene mucha menos información que Google. A partir de lo que publicáis, los “likes” que hacéis, los grupos a los que os sumáis, los contactos que tenéis, las horas a que os conectáis, el dispositivo desde el que lo hacéis y otra infinidad de datos que, sin daros cuenta, estáis proporcionando a la red social, Facebook elabora un perfil utilísimo para sus fines publicitarios.

Y no, las compañías con cierto peso (y estamos hablando de Facebook y Google) no trafica con nuestros datos, aunque sí ofrece sus servicios a anunciantes para filtrar sus anuncios en base a los datos de que disponen. Pero no es cierto que les traspasen nuestros datos directamente a esos anunciantes. Caso diferente puede ser el de otras empresas con no tanta solvencia.

Así que sabed que lo gratis no es tan gratis, y valoremos si perder esta parte de nuestra intimidad compensa.

Fotografía superior de Peterjon Smith

Tu comentario/O teu comentario