Menores en red

hashtags adolescentes

Los hashtags y los adolescentes en las redes sociales

Si algo marca una división entre los adolescentes entrenados en usar redes sociales y los adultos recién llegados, es el uso de los hashtags en todas las redes sociales: Instagram, Twitter, Facebook, WhatsApp…

Qué son los hashtags.

Para los que no lo sepan, un hashtag es una palabra o una combinación de caracteres alfanuméricos (incluso palabras encadenadas) –algo así como una etiqueta– que se usa precedida del signo # en las redes sociales para realizar búsquedas, agrupar conversaciones, identificar mensajes…

No se trata de algo que haya nacido con las redes sociales. Si sois personas de cierta edad y con veteranía en el uso de Internet, quizás recordéis los canales IRC, aquellos sistemas de conversación en línea, con salas por temas o zonas geográficas, y donde ya se comenzaban a usar los hashtags. Pero fue Twitter el servicio que popularizó y extendió su uso.

Así, si en un momento determinado queremos saber lo que se está “cociendo” en Twitter (o cualquier otra red) sobre un tema, basta con teclear en la búsqueda un hashtag relacionado. Si nos interesa saber algo sobre turismo sostenible, porque, por ejemplo, estamos haciendo un trabajo sobre ese tema, buscaríamos con la etiqueta #turismosostenible.

Se suelen usar también en conmemoraciones de días especiales, por eventos, por noticias… Hoy en día, los organizadores de cualquier congreso o reunión que se precie, no dejan pasar la oportunidad de publicar previamente el hashtag que acompañará a todas las publicaciones en redes que se refieran a ese acto. Si es el caso de que se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, se difunde el hashtag #MujeryCiencia. O si la noticia de ese día está en las elecciones en Venezuela, la etiqueta será #EleccionesVzla2017. De esta manera, si todas las personas que publican algo con referencia a estos temas añade en el mensaje una de esas etiquetas, mediante el buscador de esa red social se encontrarán agrupados todos los mensajes en torno a ese tema (siempre que hayan añadido ese hashtag).

Relacionado con esto, se usa el término Trending Topic para referirse a los hashtags más repetidos en un plazo concreto de tiempo en una red social. Viene a significar el tema de moda, del que más se está hablando en ese momento en la red.

El uso de hashtags por los adolescentes.

Una vez hecha esta introducción para las personas adultas no familiarizadas con los hashtags, veamos también el uso específico que los adolescentes hacen de esta función.
Además de todas las que acabamos de ver, los jóvenes usan también etiquetas en cierto modo “secretas” o en clave para agrupar sus comunicaciones y mantenerlas fuera de la vista de sus padres y madres. Hashtags como #selfharrrm son añadidos por adolescentes al final de sus publicaciones en Instagram referidas a autolesiones. Hablamos del trastorno de autolesión no suicida (INSS, Non-Suicidal-Self-Injury), que tiene así su presencia en las redes sociales. Selfharm significa “autolesiones” en inglés. Chicos y chicas que presentan conductas tan peligrosas como ésta, se comunican e informan de sus autolesiones usando hashtags de este tipo. Para evitar ser descubiertos añaden letras (en este caso varias -r- en el medio del hashtag) y van haciendo modificaciones en los hashtags para evitar ser descubiertos.

Se crean de esta manera verdaderas comunidades online en torno a hashtags. Lejos empiezan a quedar las páginas de Facebook, los blogs o las webs con contenidos referidos a la anorexia o la bulimia, por ejemplo. Los adolescentes han descubierto que estas nuevas comunidades creadas en Instagram (y en otras redes) en torno a determinados hashtags, les ofrece mucha más protección, las hace más seguras frente al rastreo y evitan el monitoreo de sus vidas virtuales por parte de sus padres y madres. La dificultad para actuar y desarrollar una línea de acción para frenar estas comunidades crece porque estos hashtags además de tener muchas veces significados ocultos, van variando y adoptando otras formas, una vez que se popularizan fuera de sus ámbitos o son detectados por las redes sociales. Hasta hace bien poco seguían circulando #ana, como referido a anorexia, #annie referido a ansiedad, #sophie a esquizofrenia y #sue suicida.

Hay otro tipo de hashtags usados por los adolescentes que fomentan su ego y su reconocimiento y popularidad. Uno de ellos es #RKOI (Rich Kids of Instagram). Con esta etiqueta chicos y chicas de todo el mundo presumen de riqueza, con fotos portando bolsas de compra de establecimientos de marca, posando en coches de muy alta gama, con complementos de lujo, etc. Un hashtag que ya trajo complicaciones a más de un joven y a su familia.

Frente a hashtags peligrosos: educación.

En definitiva, todo un mundo para descubrir. Los hashtags son las herramientas para profundizar en las redes sociales de moda de los adolescentes. Y revelan mucho de su comportamiento, sus afinidades, sus tendencias y sus relaciones.

Por eso es tan difícil el regular un mundo tan amplio como el de Internet. Siempre se dice que es poner puertas al campo, y así es. De poco vale cerrar webs con contenidos perjudiciales para la infancia o la juventud, si siguen existiendo comunidades informales en las redes sociales agrupadas en torno a hashtags que sólo ellos conocen y que evolucionan según las necesidades.

Es por ello que desde Menores en Red siempre aconsejamos la educación frente al control. De nada vale implantar sistemas de control parental si no se ha hecho un trabajo de educación del niño o la niña desde antes de la adolescencia. Los sistemas de control parental pueden tener su función como complemento, siempre que no sea de manera intrusiva, o en casos que ya han salido fuera de control. Pero la mejor herramienta es educar a los menores desde lo antes posible en el buen uso de la Red, como ya comentamos en un anterior artículo. Y esto conlleva el que madres y padres se pongan las pilas cuanto antes, por supuesto. Herramientas, hoy en día, no faltan. Así que, ¡manos a la obra!

Fotografía superior de Jyväskylän seurakunta

Tu comentario/O teu comentario