Archivo

Sexting

Imágenes de menores a través de la Red

Lo hemos comentado ya en más ocasiones en este mismo blog, pero volvemos a insistir en el tema de las imágenes (vídeos o fotografías) subidas a Internet. Todos los días siguen apareciendo en los medios de comunicación noticias alarmantes sobre adolescentes que ven cómo las imágenes que ellos mismos grabaron se difunden por toda la Red. La última, la ocurrida en A Coruña donde un grupo de chicos y chicas, menores de edad, vieron cómo los vídeos que ellos y ellas mismos grabaron y enviaron se fueron transmitiendo a través de WhatsApp.

Estamos acostumbrados a dar consejos sobre la inconveniencia de colgar imágenes comprometidas en las redes sociales, o enviarlas a través de sms. Pero los avances en los medios digitales, provoca que cada vez sea más fácil hacerlo y más rápido se transmitan. Antes, subir una foto a una red social, implicaba tener la foto almacenada en el ordenador, conectarse a la red, y subirla. Poco después eso fue más fácil, porque se podía hacer a través del teléfono si se tenía la aplicación móvil de la red social. Aún así esto implicaba una serie de acciones que, aunque poco, llevaban su tiempo. Pero hoy en día desde una aplicación como WhatsApp se puede grabar directamente la foto o vídeo y enviarla instantáneamente, sin necesidad de más pasos intermedios. Por lo tanto se facilita la poca o ninguna reflexión sobre los riesgos que se están corriendo al hacerlo. Mucho más si esas imágenes son tomadas en un contexto de euforia producida por el alcohol y el ambiente festivo entre amigos y compañeros. Y una vez enviado el archivo, ya no hay nada que hacer.

Pero no hay que ser hipócritas y querer creer –y hacer creer– que la juventud de hoy en día carece de valores, que en otros tiempos no ocurrían estas cosas… Internet no produce ni propicia estos comportamientos. Lo único que hace es multiplicar sus efectos. Los “juegos” de este tipo siempre fueron propios de adolescentes, sólo que antes no se difundían de la manera que se hace ahora.

Internet es una gran herramienta, muy potente. Y hay que aprender a regular esa potencia. Los adolescentes están, en todos los ámbitos de la vida, probando y ensayando, conociendo sus límites. Es lógico que las comunicaciones a través de la Red también se “prueben”. Y meterán en muchas ocasiones la pata, unas veces con más trascendencia que otras. Desde luego no es plato de buen gusto el ver unas imágenes en situaciones comprometidas difundidas y comentadas por toda la Red.

Es fundamental tomar conciencia de que Internet, en todas sus manifestaciones, incluidas las aplicaciones móviles, es un tema fundamental en la educación de los menores. Mientras se siga pensando que es algo accesorio, no se podrán atajar estos problemas. Mientras los padres y madres no se tomen en serio el formarse en las herramientas de Internet, poco se podrá hacer. Mientras el profesorado no tome conciencia de que se deben formar para no sólo saber aplicar las herramientas de la Red en el aula, sino también para conocer sus riesgos y poder orientar a su alumnado, poco se podrá hacer. Mientras los poderes públicos se limiten sólo a adoptar medidas de carácter penal para proteger a los menores de los riesgos de la Red, poco se podrá hacer. Mientras los políticos sean los primeros en hacer mal uso de las redes sociales, subiendo ellos mismos imágenes comprometidas, haciendo comentarios fuera de tono en Twitter o en Facebook o cargando al erario público enormes e inapropiados consumos de datos y telefonía, poco ejemplo se podrá dar a las nuevas generaciones.

Me alegraría mucho conocer iniciativas de amplio espectro en las que se atajase la educación en la Red no como algo puntual y como reacción a un suceso, sino como algo permanente y trabajando en la escuela, la familia, los medios de comunicación, el tejido asociativo. E incidiendo en los aspectos positivos de Internet, porque sólo de esa manera se podrán prevenir los riesgos que también existen.

Tu comentario/O teu comentario