Archivo

SalaChat

Las webs de Chat

El mundo del chat no se acaba en Yahoo Messenger. Le hemos dedicado el artículo anterior porque es parte de un programa de mensajería que los menores utilizan en mayor o menor medida y por lo tanto su acceso es muy sencillo. Como ya habíamos comentado en el artículo dedicado a las diferencias entre los servicios de mensajería y los chats, Messenger Plus Live también tuvo hasta 2003 sus salas de chat, de manera muy similar a lo que son hoy las de Yahoo. Sin embargo decidió cerrarlas en 28 países (entre ellos España) alegando los problemas que podría acarrear para los menores principalmente.

Las posibilidades que existen para participar en charlas en salas de chat siguen siendo enormes. No es ya el auge de principio de esta década, cuando el IRC hacía estragos entre los adolescentes, pero aún tiene sus adeptos.

Normalmente hoy pueden acceder a través de páginas web que ofrecen estos servicios: Terra, Chateagratis, Chatear, o el propio IRC Hispano. Son sólo unos ejemplos, pero basta buscar en Google para obtener decenas de páginas más que nos ofrecen estos servicios.

En todos ellos se pueden encontrar salas con variado tipo de temáticas: áreas geográficas, televisión, noticias, ligar, amistad, amor, por tramos de edades, etc. Y al igual que en las salas de Yahoo, nos encontraremos con diversidad de conversaciones, propuestas y personajes. Sirvan las mismas recomendaciones pues para estos chats. En cuanto a la posibilidad de restringir su acceso, se puede hacer a través de bloqueos de las direcciones URL, pero no es algo muy efectivo, ya que si no entran a través de una web entrarán a través de otra.

Un riesgo añadido es que en estos chats lo único que exigen para acceder generalmente es un nick y poco más. Aunque queda registrada la IP de conexión, los servidores deben preservar la confidencialidad de esas IP asignadas a cada usuario. Esto hace que el anonimato en el que se pueden escudar los que tienen pretensiones no muy sanas, se vea reforzado. De todos modos, llegado el caso de un delito, un juez puede ordenar que se levante ese secreto, al igual que se hace con los registros domiciliarios. Si el servidor está en España, según la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información) debería mantener el registro de las comunicaciones y podrían servir para apoyar la denuncia, llegado el caso.

Otro riesgo de los chats –al igual que más servicios de los ofrecidos por la Red– es la adicción. Si el chico o chica tiene problemas previos de socialización, puede ser que prefiera relacionarse a través del chat más que las relaciones en la vida real. En casos extremos dejará de hacer cualquier cosa para conectarse y chatear, con lo cual irá perdiendo aún más las relaciones sociales y se irá degradando su vida familiar, académica o laboral. Conviene estar atento al tiempo que los menores usan Internet (no sólo el chat). Según algunos estudios no es que el chico o chica por culpa de Internet se enganche demasiado tiempo y deje de lado su vida social, sino más bien al contrario: tiene problemas previos en la vida social y encuentra en Internet un refugio y una válvula de escape. Es algo a tener en cuenta.

También debemos saber que no son siempre los demás los que provocan los problemas en los chats. No será el primer caso en que un niño o niña muy “bueno”, quiera “jugar a ser quien no es” y adoptar otros roles en los chats para atacar a otros o para cualquier conducta incorrecta. No pensemos entonces que los problemas vienen siempre desde fuera: en ocasiones pueden ser provocados por el propio menor, sin ni siquiera sospecharlo porque su conducta, fuera de Internet, es muy formal. Internet ofrece precisamente eso: ser “otro” en la Red.

Mención aparte merecen otro tipo de chats: los mundos virtuales. Es el caso de Second Life, donde cada persona que interviene está representada por un “muñeco” totalmente personalizable, y que constituye su avatar. Si conocéis el popular juego de los Sims, la apariencia es muy similar. En estos mundos paralelos también se adoptan papeles y se interactúa con otras personas conectadas desde cualquier parte del mundo y de las cuales puede ser que nunca conozcamos su verdadera identidad. Pero los mundos virtuales merecen otro capítulo aparte. Lo haremos.

En resumen: los chats constituyen un servicio de la Red que con respecto a los menores puede presentar bastantes riesgos si no se hace con un cierto control. Muchos más riesgos que los servicios de mensajería, ya que estos tienen más elementos de control.

Tu comentario/O teu comentario