Archivo

Te quiere añadir como amigo al MSN

Los contactos en Internet

En más de una ocasión ha salido a relucir en este mismo blog el tema de los contactos de nuestros hijos e hijas en Internet. Es una de las mayores preocupaciones de los padres. De hecho, según un estudio del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación, realizado en 2009,  las principales preocupaciones que encabezan el ranking son el acoso sexual, los adultos que se hacen pasar por niños y el citarse a solas con extraños. En contraposición, según el mismo estudio, los verdaderos peligros que se dan en realidad son los virus, el bloqueo del ordenador y la pérdida de información.

Pero sí que es algo que los padres deben controlar: las relaciones de sus hijos e hijas en Internet. Hace tiempo el espacio natural de socialización de los chavales era la calle, la escuela. Hoy lo siguen siendo, pero también Internet. Por lo tanto es necesario dedicarle la misma atención que los espacios “clásicos”.

Internet es un nuevo mundo que se nos abre sin necesidad de movernos. Una enorme cantidad de recursos se han puesto a nuestra disposición de una manera terriblemente sencilla. Hoy en día no es necesario acudir a una biblioteca para consultar unos datos; no es necesario escribir una carta en papel, ponerle el sello y echarla en un buzón; no hace falta gastar grandes cantidades para hablar con familiares o amigos que tenemos a miles de kilómetros de distancia; no necesitamos gastar dinero y tiempo en revelar fotografías y hacer duplicados para enviárselas a los amigos; no precisamos bajar a la tienda a comprar un software que nos hace falta… Todo esto lo podemos seguir haciendo, por supuesto, pero Internet nos da la posibilidad de hacerlo más rápido, más cómodo, más económico y más eficaz.

Con esto quiero decir que Internet forma ya parte de nuestras vidas, es mucho más que una moda, y es algo irreversible. En consecuencia no podemos tapar los ojos y pensar que lo que los chavales hacen en Internet tiene la misma entidad que ir al cine, un hobby, ver la televisión… No es “una actividad más”. Es otra forma de vivir y de relacionarse.  Y ahí está la preocupación: relacionarse.

Los contactos en Internet se logran a través de los programas de mensajería o de las redes sociales principalmente. La mayoría de los contactos de nuestros hijos, habitualmente, serán compañeros de clase o amigos. Es normal que después de haber estado todo el día con ellos, al llegar a casa se conecten para seguir hablando a través del Messenger o del Tuenti.

El riesgo comienza cuando entre sus contactos aceptan peticiones que les llegan a través de estos medios, o personas que conocen en chats. Nunca van a tener la certeza de la verdadera personalidad de esas personas. Hay individuos que se hacen pasar por chicos o chicas de su misma edad, proporcionándole fotos que no se corresponden con ellos. Incluso se llega a mostrar imágenes en la cam que se realizan a través de grabaciones, con lo cual no se están mostrando realmente. Y son especialistas en engatusar a los chavales y ganarse su confianza.

Continuamente aparecen en los medios de comunicación noticias de sucesos acaecidos a consecuencia de suplantaciones de identidad en la mensajería y en las redes sociales. Las intenciones de estos suplantadores pueden ser muy amplias: conseguir un encuentro real, lograr fotos o videos de los menores, hacerse con información sensible sobre su estatus social y económico, o simplemente satisfacerse con las conversaciones subidas de tono que puedan tener con ellos.

Afortunadamente esos casos que saltan a los medios de comunicación son sólo una minoría muy reducida, pero muy llamativa. Frecuentemente son los propios menores los que en algún momento se dan cuenta de las intenciones de esas personas y cortan la relación, aunque a veces ya es demasiado tarde y no pueden hacerlo sin ayuda externa.

Por eso es muy recomendable que los padres y madres estén al tanto de las relaciones que sus hijos e hijas tienen en Internet. Exactamente igual que lo hacen con los que tienen fuera de Internet. Y eso se logra en un clima de confianza y de diálogo. Como ya dijimos en otras ocasiones, las medidas intrusivas y de “espionaje” deben ser un último recurso, cuando ya tenemos sospechas de algún problema.

Hay una serie de consejos y recomendaciones a tener en cuenta con respecto a las amistades de nuestros hijos e hijas en Internet:

  1. Insistirles en que no acepten entre sus contactos a nadie que no conozcan, y si lo hacen, que sea con consulta previa a sus padres.
  2. Decirles que no se dejen engañar por las apariencias: las fotos y los videos pueden engañar.
  3. A la menor sospecha o ante insinuaciones o peticiones extrañas por parte de los contactos, deben decírselo a sus padres.
  4. No enviar fotos ni videos a estos contactos que no conocen personalmente. Tampoco ofrecerles la webcam, porque sería como enviarles un video “a la medida”.
  5. Hacerles ver que no por tener mil amigos en Internet son más populares, sino que son sencillamente más vulnerables.

Si estamos al tanto de las relaciones de nuestros hijos e hijas en Internet, habremos reducido en un porcentaje considerablemente alto los riesgos de sucesos indeseables. Desde un ambiente cordial y de diálogo, nunca de prohibición, estemos al día de sus contactos y amistades, en Internet y fuera de Internet, por supuesto.

En próximos artículos hablaremos de las amenazas de las que puede ser víctima nuestro hijo o hija a través de Internet.

Tu comentario/O teu comentario