Archivo

tuenti-privacidad

Los menores y la privacidad en las redes sociales

Ocurre con frecuencia que los chavales se sientan ante el ordenador, se conectan a Internet, entran en una red social, e inmediatamente comienzan a desvelar, sin ningún pudor, lo que han hecho durante el día, sus planes, cuelgan sus fotos (y fotos de terceros), admiten entre sus contactos a “amigos” que no conocen de absolutamente nada… Algo que seguramente no harían fuera de esa vida virtual. No se consideraría cuerda una persona que fuese por la calle mostrando sus álbumes de fotos personales a todo el que pasa a su lado, que fuese gritando su edad, su teléfono, sus planes para el día… Y sin embargo es una actitud muy frecuente en la Red. Y no sólo por parte de los chavales…

La privacidad en las redes sociales es un tema que no nos preocupa hasta que ocurre un percance. Y se suele culpar a las redes (Facebook, Tuenti…) de la difusión de datos personales. Reflexionemos un poco: no es el instrumento –la red social– la que difunde los datos. Son sus usuarios los que no toman las medidas y las precauciones necesarias para que esos datos no circulen sin control. Es como si un coche atropellara a un peatón y se culpabilizase al fabricante del vehículo, y no al conductor, por temeridad en la circulación.

Cuando los chicos se registran en una red social se preocupan en primer lugar de sus contactos, de sus fotos y de sus muros personales. Pocos se centran en configurar adecuadamente la privacidad de su cuenta. Quizás lo hagan después de algún susto.

¿Conocemos hasta qué punto tienen abierto su perfil nuestros hijos o hijas? Preguntémosle para averiguar si ellos son conscientes de su estado. E incitémosles y enseñémosles a configurar adecuadamente las opciones de privacidad. En Tuenti, la red más usada por ellos, esta opción figura en la parte superior derecha, “Mi cuenta”. Haciendo clic ahí aparece un desplegable en el que debemos elegir la opción “Preferencias”. Se nos abrirá una pantalla con un menú a la izquierda. En él pulsamos en “Privacidad” y desde ahí ya configuramos las distintas opciones, como vemos en la imagen de arriba.

En el caso de Facebook, el procedimiento es muy similar: también desde la parte superior derecha, “Cuenta”, hay un desplegable en el que figura “Ajustes de privacidad”.

Evidentemente, de nada valen todas estas precauciones si nuestros chavales tienen la costumbre de aceptar a cualquier persona como amigo, la conozca o no… De los círculos de amigos hablaremos próximamente.

Si queréis dedicarle tiempo, con vuestro hijo o hija, a configurar adecuadamente la privacidad de su cuenta, os recomiendo que consultéis los manuales elaborados por INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación). Desde ese enlace podéis descargar unas magníficas guías para cada una de las principales redes sociales: Facebook, Tuenti, Hi5, MySpace, Twitter, Orkut, Youtube

En definitiva: la herramienta existe, pero la “pata” principal, como en cualquier conducta en Internet, es el sentido común del usuario.

Para acabar la reflexión de hoy, os dejo un video muy ilustrativo sobre el comportamiento de muchos menores (e insisto, también muchos adultos) a la hora de contar su vida en Internet. Está elaborado por la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid. Visionarlo puede ser un buen comienzo para una constructiva charla con nuestros hijos sobre el tema.

Tu comentario/O teu comentario