Consejos para menores

Páginas de descarga en Internet

Los peligros de las páginas de descargas de Internet

Estás haciendo una descarga de Internet –una película, un tema musical– y te aparece una pantalla llena de avisos y carteles. Más que una página para descargar, parece un cruce en la Quinta Avenida de Nueva York lleno de rótulos luminosos que luchan para atraer nuestra atención. Pero claro, nosotros sólo queremos descargar esa película. En inglés “descargar” se dice Download, que eso lo sabemos todos. Lo que a lo mejor no tenemos tan seguro es cuál de todos los download que nos aparecen en la pantalla es el correcto para descargar la deseada película.

Trampas en páginas de descargaY ahí tenemos el problema. Cada download incorrecto es –casi con toda probabilidad– una trampa que nos puede acarrear consecuencias no muy apetecibles. Puede ser que en lugar de descargar la película nos lleve a una página de publicidad en el mejor de los casos. O que nos diga que para descargarla tenemos que instalar un complemento. O que debemos poner nuestro número de teléfono móvil… ¡Cuidado con todo eso! Es posible incluso que muchas veces ni siquiera exista el enlace para la descarga que buscamos.

Por lo tanto, mucho cuidadito cuando visites estas páginas. Si te piden instalar un complemento (Java, Flash Player, Media Player o cualquier otro) no le hagas ni caso, porque instalará con toda probabilidad un virus en tu equipo. Si te ofrece la descarga a cambio de que introduzcas tu número de móvil, no lo hagas, porque haciéndolo te estás suscribiendo a un servicio premium que te facturará una buena cantidad de dinero al mes a tu cuenta de teléfono. Y un consejo: cuanto más grande sea el cartelito de Download más sospechoso será.

Lo mejor es que todas las descargas las hagas de sitios legales, que normalmente no tienen trampas de este tipo. Pero como seguramente no me vas a hacer mucho caso, es mejor que por lo menos tomes precauciones. Así que cuando busques cosas en Internet para descargar, hazlo con calma y mirando bien la pantalla, porque son muchos los riesgos para ti y para tu equipo. Imagínate, por ejemplo, que por descuido y por pinchar en donde no debes, instalas un virus que captura las claves de acceso a la banca electrónica de tus padres. Como decía aquel vídeo, “la que has liao, pollito…”

Fotografía superior de Armando Sotoca

Tu comentario/O teu comentario