Archivo

Edades de consentimiento sexual en Europa

Menores en redes sociales y código penal

Sigue siendo uno de los temas más consultados en Internet: la edad de acceso a las redes sociales. Y lo es porque se trata de un hecho constatado el que gran parte de los menores de 14 años en nuestro país tiene cuenta en Tuenti, algo que no está permitido por nuestra legislación.

Se da el caso de que algunos padres y madres no le dan importancia a este hecho porque creen que su hijo o hija es responsable y sabe lo que puede publicar en Internet, con quién se debe comunicar, y cómo son las reglas de netiqueta. No seré yo quien diga lo contrario, y mucho menos generalizar y decir que están equivocados. Cada caso es un mundo y aunque hay pautas y recomendaciones generales, hay excepciones y particularidades. Sólo puedo apelar al buen sentido y responsabilidad de esos padres y madres.

Sin embargo quiero dejar constancia de algunos puntos para reflexionar sobre esto. Recientemente Jorge Flores, director de PantallasAmigas, nos recordaba que “quien en la red social dice tener 14 años está manifestándose con capacidad legal para el consentimiento sexual y esto puede suponer que terceros hagan uso de esta información”. Explicamos: una niña de 12 años puede darse de alta en Tuenti mintiendo sobre su edad y diciendo que tiene 14. Con el paso del tiempo llegará a los 14 años reales pero en Tuenti figurará como con 16, y no suelen corregir la edad porque sería decir a todos sus contactos que habían estado engañando hasta el momento.

Pero ahora, con la legislación española en la mano, imaginemos un supuesto caso. Partimos del hecho de que en España la edad de consentimiento sexual son los 13 años (Código penal, artículos 181, 182 y 183). Por lo tanto supongamos que una menor se dio de alta en Tuenti con 12 años. Con el paso del tiempo, la menor llega a los 15. Pero en Tuenti figurará como una chica de 17. Por lo tanto está expuesta a proposiciones sexuales por parte de otros jóvenes. ¿Qué pasaría en este caso? Pueden ocurrir tres cosas:

  • Según la legislación, si hay consentimiento y no se demuestra engaño ni coacción, la relación puede ser lícita (aunque quizás no recomendable, pero eso ya sería otra historia).
  • Si se demuestra que hay engaño, los padres de la menor podrían denunciar a la otra persona por estupro (acceso carnal con persona mayor de 12 años y menor de 16, conseguido con engaño o valiéndose de cualquier tipo de superioridad).
  • Si hay coacciones o uso de fuerza, se considera abuso y por tanto ya se consideraría delito.

Así que pensemos que estamos jugando con edades muy sensibles, y la calificación de un hecho u otro depende mucho de la edad. Si la menor o el menor miente sobre su edad, la otra persona puede creerle y actuar como si fuera mayor de edad, al menos sexualmente. Y ahí comienza una fuente de problemas fácilmente imaginable.

Pensemos ahora en los casos de grooming. Con frecuencia –aunque menos de lo que solemos creer– sus autores recurren al engaño o a la mentira para conseguir imágenes sexuales del menor. La calificación de este hecho tiene consecuencias diferentes si el menor o la menor tiene 14 años que si tiene 17. Y el groomer puede alegar que según el perfil del chico o chica en la red, tenía 17, aunque en realidad tuviera 14.

Cabe reseñar que nuestro código penal también hace una referencia explícita a los contactos con menores de 13 años a través de Internet, teléfono móvil o cualquier otra tecnología de la información, con el ánimo de cometer un delito de tipo sexual. Se trata del artículo 183 bis del código penal, añadido por Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio:

El que a través de Internet, del teléfono o de cualquier otra tecnología de la información y la comunicación contacte con un menor de trece años y proponga concertar un encuentro con el mismo a fin de cometer cualquiera de los delitos descritos en los artículos 178 a 183 y 189, siempre que tal propuesta se acompañe de actos materiales encaminados al acercamiento, será castigado con la pena de uno a tres años de prisión o multa de doce a veinticuatro meses, sin perjuicio de las penas correspondientes a los delitos en su caso cometidos. Las penas se impondrán en su mitad superior cuando el acercamiento se obtenga mediante coacción, intimidación o engaño.

Resumiendo, que a la hora de autorizar a nuestro hijo o hija para entrar a formar parte de una red social como Tuenti o cualquier otra, pensemos en todas las consecuencias que puede acarrear. Muchas veces estos “pequeños” detalles se nos escapan y no pensamos que se pueda llegar tan lejos. Pero una vez conocido, obremos, como diría nuestro código civil español, en una expresión desde luego muy caduca y necesaria de reforma, “con la diligencia propia de un buen padre de familia”.

Y para finalizar, puesto que este blog es leído por muchos visitantes de Latinoamérica, podéis consultar en este artículo de la Wikipedia las edades de consentimiento sexual en varios países del cono sur y de algunos otros continentes.

4 comentarios

  1. Pues legalmente, al haber cumplidos los 14 años, puedes por ti misma autorizar el tratamiento de tus datos -entre los que se incluye tu imagen- y es por eso que desde los 14 años no se necesita autorización paterna para crear un perfil en una red social. Sin embargo, legalmente, los padres o tutores legales son los responsables de la imagen y el honor de los menores a su cargo, hasta cque alcancen la mayoría de edad. Así que si ellos te prohíben publicar fotos tuyas, están en su derecho legal de hacerlo. O sea, que legalmente no puedes subir esas fotos si ellos no te lo autorizan.
    En cuanto al aspecto parental que preguntas, pues no te puedo dar una opinión porque dependerá mucho del contexto y de las circunstancias personales que se da en cada familia. Imagino que te molestará mucho esta prohibición porque todos tus amigos y amigas suben sus fotos. En principio no habría problema siempre que esas fotos no comprometan tu imagen ni ahora ni en el futuro. Ya sabes, nada de fotos íntimas pero tampoco fotos en ciertas circunstancias (por ejemplo, de botellón) que pueden perjudicarte. También hay que tener cuidado al subir fotos de terceras personas sin su consentimiento. Es la imagen de ellas y puede ser que no quieran verlas publicadas.
    Así que en resumen, si tus padres no te autorizan a subir fotos, legalmente tienen toda la razón de su parte. Si es sobreprotección o no, no te puedo dar mi opinión, porque no es a mí a quien corresponde autorizar o desautorizar a tus padres.
    Muchas gracias por tu interés. El mero hecho de haber preguntado esto, demuestra ya una actitud positiva por tu parte. Quedo a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacerme.

  2. Buenas, tengo cumplidos los 14 años y hay algo que todavía no tengo claro del todo,¿podría subir fotos mias sin el consentimiento de mis padres? Ya que ellos no me dejan publicar fotos mias en ninguna red social, cosa que a mi parecer es una estupidez. Yo comprendo todos lo peligros, y se que hay que ir con ciudado, comprendo perfectamente que no quieran que tenga ninguna cuenta pública, pero, oye, ¿privada por que no? Realmente tengo dos dudas, una en el ámbito legal y otra en la parental. Ustedes que son padres, les agradeceria que me explicaran el pensamiento de mis padres, ya que me parece una sobreprotección innecesaria. Gracias.

  3. Me parece una barbaridad esto que me comentas y una gran irresponsabilidad. Es por ello por lo que te voy a contestar a través de un artículo en el blog que publicaré el lunes. Ahí te detallaré con minuciosidad los argumentos que puedes alegar y también alternativas para el centro escolar y la profesora.

  4. Buenos días: Tengo una hija de 11 años y en el colegio les han dicho que tienen que abrir una cuenta en twitter para poder mandarles deberes a través de ella.Me parece una irresponsabilidad por parte de la profesora y del colegio teniendo en cuenta que en ningún momento les han informado de los riesgos, ni siquiera cómo usarla responsablemente.Me gustaría saber tu opinión y qué argumentos utilizar para negarme a ello. Muchas gracias.

Tu comentario/O teu comentario