Archivo

Menores y chat

Mensajería y chat: diferencias

Decir chat o chatear tiene ya un significado para los padres y madres hoy en día. Si hace algunos años nos dijeran que nuestro hijo estaba chateando, le caería una buena reprimenda por tomar alcohol siendo menor. Pero hoy en día, chatear se asocia ya con conversar con una o varias personas a través de Internet. Y es algo que hacen con frecuencia los menores, y también los mayores. De hecho es uno de los servicios más utilizados en Internet.

Sin embargo aún hay cierta confusión cuando se habla de chat y se habla de mensajería. Son cosas parecidas pero no iguales. Así que antes de entrar en materia, vamos a ver cuáles son las diferencias entre chat y mensajería.

Los chats se basan en “salas”, es decir, unos espacios, en principio vacíos, y a dónde van llegando los usuarios y uniéndose a la conversación. Esta conversación puede hacerse a través de texto, de voz e incluso de videoconferencia. Para ingresar en estas salas no hace falta ningún registro previo. Basta con adoptar un nick, es decir, un nombre para ser identificado en ese chat, y ya está. Estas salas pueden tener un interés común: una zona geográfica, una afición, un tramo de edad, una ideología… Y lo más habitual es que haya algunas personas de las que participan que tienen la categoría de moderadores, con ciertos “poderes” sobre la sala, como la de banear (expulsar). En esa sala se reúnen de este modo personas desconocidas entre sí y todas hablan en común, aunque se pueden hacer “privados” a personas concretas. Y aunque existen programas que se descargan y sirven para “chatear” (mIRC), con frecuencia se hace a través de una web.

Un servicio de mensajería sin embargo tiene otras características. Necesita, generalmente, un programa instalado en nuestro equipo, aunque también se puede hacer vía web, pero con funcionalidades limitadas. Exige también de un registro para poder acceder, generalmente proporcionando una dirección de correo electrónico. Y la conversación se hace con personas previamente aceptadas (conocidas o no, eso es otro problema). Servicios de mensajería habituales entre los menores son Windows Live Messenger, Yahoo Messenger y ya en menor medida Google Talk, ICQ y Skype.

En principio en el chat predomina la multiconversación, con muchos usuarios simultáneamente, en las propias salas, aunque se pueden mantener conversaciones privadas con usuarios concretos como ya hemos señalado. En cambio en el servicio de mensajería lo característico es la conversación con una sola persona, aunque también es posible intervenir en conversaciones de más personas siempre que se sea invitado por una de ellas.

Por otra parte, servicios de mensajería como Yahoo Messenger, disponen de salas de chat, donde se puede conversar con personas desconocidas. Este servicio lo ofrecía también Windows Live Messenger, pero en el 2003 las cerró alegando que se habían convertido en un refugio para propagadores de spam y depravados sexuales. En palabras de Geoff Sutton, entonces gerente general para Europa de Microsoft MSN, “la verdad absoluta es que el chat libre y sin moderación no es seguro”. Las malas lenguas dicen que en realidad Microsoft tomó esta decisión porque las salas de chat no han resultado ser un buen negocio. De cualquier manera, el planteamiento de lo que son o pueden ser las salas de chat está ahí. Y de ello nos ocuparemos en el próximo artículo de este blog.

Por lo tanto, una vez que tenemos clara (espero) la diferencia entre mensajería y chat, nos detendremos en cómo funciona un chat, ejemplos de chats, y riesgos y prevenciones a tomar. Será el próximo día.

Tu comentario/O teu comentario