Archivo

Narcisismo y exhibicionismo

Narcisismo y exhibicionismo adolescente en Internet

Hemos hablado en ocasiones anteriores de algunos de los riesgos más conocidos en Internet, como el sexting o el grooming. Muchos de los problemas que surgen en la red derivan de las características propias de la adolescencia. Es en esta edades, adolescencia y preadolescencia, cuando surgen, tanto en chicos como en chicas, conductas exhibicionistas. Precisamente de ahí viene la teoría de que el exhibicionismo –en edades adultas– se debe a un desarrollo psicosexual que no ha evolucionado. Se contempla entonces como algo normal, como forma de exploración del propio cuerpo y el ajeno y se ha dado siempre, no está ligado a Internet.

Ocurre que los medios tecnológicos actuales –Internet y móviles– multiplican el efecto de este comportamiento. Lo que antaño quedaba reducido a parejas o pequeños grupos, se amplifica a toda la Red, con las consecuencias que esto comporta. Si añadimos a este componente el narcisismo propio de estas edades, la mezcla exhibicionismo – narcisismo – red puede ser un explosivo.

Es cierto que la identidad propia que se forja en la adolescencia, lo hace también a través de las miradas de los otros, pero si esto se lleva a extremos puede resultar muy perjudicial para la personalidad del adolescente.

La Red ofrece a los jóvenes cantidad de canales propicios para este exhibicionismo corporal y son abundantes los fotologs, las redes sociales y los portales especializados que incitan a compararse con los demás, a través de imágenes, videos, comentarios e incluso votos. Sumémosle que los adolescentes tienen una menor percepción de riesgo que los adultos, por lo cual muchas veces no toman en cuenta los peligros de subir a Internet determinadas fotos personales.

No acusemos a las tecnologías del comportamiento de los adolescentes. Personalmente recuerdo como hace unos años, cuando el acceso a Internet no era tan extendido como lo es ahora, los chavales y chavalas de estas edades se exhibían y se sometían a la mirada de sus congéneres en otros foros: en las discotecas, la playa, las fiestas… Seguramente todos recordamos las quinceañeras que salían el sábado por la tarde de sus casas con una vestimenta y, fuera ya de la casa, se cambiaban la ropa para poder lucir mejor en las sesiones de tarde de las discotecas. Es el mismo comportamiento que se da ahora en Internet, pero con mayores consecuencias.

Pero una cosa son las fotos que ocasionalmente se puedan colgar en los perfiles de Tuenti y otra muy distinta las que se publican en ciertos portales narcisistas que existen en Internet, y en los que el único objetivo es la votación de los cuerpos que allí se muestran. Páginas como votamicuerpo.com, dametuvoto.com o sexyono.com deben ser conocidas por padres y madres para poder aconsejar a sus hijos e hijas. Son utilizados en ocasiones para acciones de ciberbullying e incitan a publicar imágenes cada vez más provocativas para aumentar las puntuaciones o votos.

Finalizaría diciendo, para resumir, que no hay que escandalizarse en exceso por las actitudes exhibicionistas de los jóvenes en la Red, pero sí advertirles de los riesgos que supone esta exposición permanente y desinhibida. Pensemos que la necesidad de exponerse es algo inherente a los años de la adolescencia. Hay que estar atentos, eso sí, para que este comportamiento que debe ser pasajero, no se convierta en una patología, en algo obsesivo y recurrente. También estar alertas al tipo de imágenes que difunden en las redes sociales. Pensemos que una foto o vídeo subida a Internet es ya irrecuperable. Podrá ser retirada, pero un minuto colgada en la Red es suficiente para que se multiplique y replique en sitios fuera de control. Es preferible hablar de estos temas antes de que se presente el problema, de forma preventiva, con tranquilidad y en frío.

Os dejo este video, del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid,  muy significativo de los riesgos del exhibicionismo adolescente en Internet y que yo suelo usar en mis charlas a alumnado de la ESO.

Tu comentario/O teu comentario