Para los mayores

Navegador secuestrado

Navegadores secuestrados

Navegadores secuestrados podría ser el título de una película de ciencia ficción o de aventuras, pero realmente la aventura –que no la ficción- es conseguir liberar esos navegadores que usamos para acceder a Internet. Y ¿por qué están secuestrados? Pues como siempre, por la prisa por instalar programas gratuitos que descargamos de la Red. Y la consecuencia es que algunos de ellos pueden traer “regalito” incorporado.

Para entender mejor esto, conviene explicar primero que el software, atendiendo a su tipo de licencia, puede clasificarse principalmente –aunque no exclusivamente– en:

  • Freeware: Que es totalmente gratuito.
  • Shareware: El programa tiene limitaciones (de funciones o de tiempo) y se distribuye como muestra para probarlo antes de comprar la versión completa.
  • Adware: Son programas gratuitos pero que, a cambio de la instalación nos incluye publicidad, pop-ups y barras de navegación.

Cuando usamos uno de estos últimos es frecuente que en el proceso de instalación nos aparezcan sucesivos menús ofreciéndonos descargar barras de herramientas, buscadores, programas adicionales, etc. Normalmente tenemos la opción de rechazarlo, aunque como somos fast-finger muchas veces pulsamos en el botón de aceptar sin leer. Así nos encontramos con frecuencia que nuestra página de inicio de navegador desaparece y se ve sustituida por otras como Delta Search, Outrate, Babylon… y además nos modifica también el motor de búsqueda, de tal modo que si teníamos Google como motor de búsqueda predeterminado, acabamos teniendo otro como Delta o Babylon. Es decir, nos hemos instalado browser hijackers, una variante de malware en nuestro equipo. Y los antivirus tradicionales habitualmente son ineficaces para detectarlos y eliminarlos.

No vale con ir a la configuración del navegador y poner otra vez Google como página de inicio predeterminada, por ejemplo. Al volver a iniciar el navegador, volverá a aparecer la página “intrusa”.

Si te ha pasado esto, debes saber que hay herramientas para volver a la configuración original. Personalmente recomiendo por su rapidez y sencillez una llamada AdwCleaner. Elimina de forma muy eficiente el malware (así se llaman estos molestos complementos instalados involuntariamente). La ventaja de AdwCleaner sobre otros similares es que, además de ser gratuito, ni siquiera necesita instalarse. Simplemente hay que ejecutar el archivo que descargamos de su página y listo. Y de su eficacia da buena prueba de que, a diferencia de otros programas anti-spyware, elimina malware que difícilmente hacen otros programas similares, como el caso del molestísimo Delta Search. Una vez hecho esto también conviene revisar en el panel de control, en el apartado de instalar/desinstalar programas, si figura alguna de estas barras o complementos, para desinstalarla desde ahí.

Por lo tanto, mi consejo de hoy es que, si no tienes manera de restablecer como página de inicio Google (o cualquier otra que desees), no te resignes. Hay modos de arreglarlo y ésta que te he indicado es una de ellas. Pero lo mejor es no ser cabecita loca y leer antes de instalar cosas.

Tu comentario/O teu comentario