Menores en red

Foto rota familia

Parejas separadas e imagen de menores en las redes sociales

Un tema siempre controvertido en Internet es el relativo al uso de la imagen de los menores en las redes sociales. Hemos hablado ya de ello en esta misma web, porque son muchos los padres y madres que –probablemente con toda la mejor voluntad del mundo– sobreexponen innecesariamente a sus hijos e hijas en las redes sociales. Esto abre la puerta a un sinfín de problemas. Entre ellos podemos señalar el acceso a la imagen del menor por parte de personas desconocidas, posible menoscabo de la reputación digital del menor o difusión de imágenes de terceras personas sin su consentimiento. Pero hoy en día, cada vez con más frecuencia, se le añade un nuevo problema: el conflicto dentro de parejas separadas por el uso que cada uno de sus componentes hace de la imagen de sus hijos comunes en las redes sociales.

En esta web hablamos con frecuencia de la necesidad de proteger la imagen de los menores a nuestro cargo. Y no sólo por tema legal –que también– sino por el propio bienestar presente y futuro de nuestros hijos e hijas. En ocasiones se dan situaciones contradictorias, cuando padres y madres se alarman sobre la falta de intimidad de los hijos en las redes sociales y reclaman una mayor privacidad, mientras que por otra parte son ellos mismos –padres y madres¬– los que aprovechan cualquier festividad familiar para publicar imágenes de los menores sin ton ni son.

Cuando la pareja está unida, la difusión de estas imágenes es algo que se consensúa normalmente sin problemas. Pero cuando esa pareja se rompe pueden aparecer los conflictos. Uno de los progenitores publica imágenes de los hijos en la red y la otra parte no está de acuerdo. Son casos que llegan con frecuencia a los juzgados. Para hacernos una idea, el 10% de las consultas recibidas en la Agencia Española de Protección de Datos a través de su canal joven sobre redes sociales y aplicaciones móviles, durante el año 2015, eran referidas a derechos de los progenitores a poner en redes sociales fotos de sus hijos. Hay expertos que recomiendan pactar en los convenios de separación el acuerdo sobre la publicación de las fotos de los hijos en las redes sociales. Y la Audiencia Provincial de Alicante, por poner un ejemplo, ya casi incluye esta cuestión como un apartado más en las sentencias de divorcio. ¿Qué ocurre en estas situaciones de desacuerdo?

Pues para esto acudimos al artículo 156 del Código Civil que dice que “La patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro. Serán válidos los actos que realice uno de ellos conforme al uso social y a las circunstancias o en situaciones de urgente necesidad”. Es decir, que conservando la patria potestad ambas partes de la pareja, la situación no debe ser muy diferente a la que rige cuando existe la convivencia. El mismo artículo del Código Civil nos sigue diciendo que “si los padres viven separados, la patria potestad se ejercerá por aquel con quien el hijo conviva. Sin embargo, el Juez, a solicitud fundada del otro progenitor, podrá, en interés del hijo, atribuir al solicitante la patria potestad para que la ejerza conjuntamente con el otro progenitor o distribuir entre el padre y la madre las funciones inherentes a su ejercicio”.

Por lo tanto, si la pareja desea compartir fotos de sus hijos comunes, menores de 14 años, en Internet, debe ser algo tomado de común acuerdo, incluso en el caso de tratarse de parejas rotas. El hecho de que uno de ellos tenga reconocida la custodia no priva de sus derechos a la otra parte. No hay que confundir patria potestad con guardia y custodia. Por eso en el caso de no llegar a un acuerdo, será el juez el que decida.

El primer paso que hay que dar, en caso de que una de las partes no esté conforme con la publicación de imágenes de los hijos comunes en las redes, es intentar dialogar y llegar a un acuerdo. Si esto no se logra, sólo cabe recurrir a la vía judicial y será el juez quien decida si esa publicación es perjudicial para el menor o si es ilícita. Si considera que se da este caso tomará las medidas necesarias también conducentes a retirar la imagen en cuestión de la Red (algo no siempre fácil por la difusión que puede haber alcanzado en otros canales).

De todos modos, a la hora de dictaminar, el juez tendrá en cuenta el interés y el alcance de la publicación. No es lo mismo publicar una foto del menor en una fiesta de cumpleaños del abuelo, en un perfil de una red social al que solo tienen acceso familiares (aunque esto es muy relativo como ya sabemos), que publicar una foto en abierto, y en otro tipo de contexto, a la que accede todo el mundo. Si el juez considera que esa foto perjudica el interés superior del menor o su imagen se está sobreexponiendo, puede ser que sí niegue el permiso para su publicación.

Pero lo que nos tiene que llevar a reflexión en este tipo de situaciones, es si realmente las demandas están motivadas por salvaguardar la intimidad del menor o si se está usando al menor como arma contra la otra parte de la pareja. Pongamos siempre en el horizonte el bienestar de los hijos e hijas, porque van a ser, en definitiva, los perjudicados del buen o mal uso que de su imagen hagan sus progenitores. Ni tiene sentido acudir a una demanda judicial porque la otra parte publique en una red social con perfil cerrado una foto del menor en una situación inofensiva, ni tampoco se justifica que se sobreexponga la imagen de ese menor sólo por molestar a la expareja. En cualquiera de los dos casos se puede desprender la manipulación de los hijos para beneficio de las partes.

Tu comentario/O teu comentario