Menores en red

edmodo-schoology

Redes sociales para la educación: Edmodo y Schoology

Con relativa frecuencia recibo consultas, tanto desde profesorado como desde padres y madres, sobre el uso de redes sociales en la escuela. No cabe duda de que en el contexto en que nos movemos hoy en día, una red social supone un potentísimo medio educativo. Pero no de cualquiera manera y no cualquier red.
He visto casos de profesores que usaban Facebook para enviar trabajos a sus alumnos y para realizar tareas escolares. Y estoy hablando de alumnos de primaria que no han cumplido los 14 años, edad reglamentaria en España para poder tener una cuenta en una red generalista como es Facebook. De este tema hemos hablado ya en un artículo anterior.

Entonces, si un profesor o profesora quiere usar las redes sociales como apoyo para su labor educativa en primaria, ¿con qué opciones cuenta? Pues yo recomiendo siempre un par de redes sociales “ad hoc” para la educación. Hay más, pero dos son las que a mi juicio destacan por su facilidad de uso y posibilidades: Edmodo y Schoology. Ambas tienen como principal característica el ser un entorno cerrado y privado, al que sólo tienen acceso el profesorado y sus alumnos-as.

Edmodo cuenta con multitud de herramientas muy prácticas para un docente: gestión de alumnos, subida de material, mensajería, herramientas de evaluación…. Una vez creada la cuenta como profesor nos pregunta el nivel educativo que impartimos y el área de enseñanza. Con eso creamos el primer grupo y podemos crear tantos como queramos, según el nivel y la materia. Desde ahí invitamos a los alumnos-as para que accedan y comenzar a participar. Por lo tanto, no es necesario que los alumnos-as dispongan de cuenta de correo electrónico (requisito imprescindible en las redes generalistas) y tenemos la garantía de que se mueven en un entorno cerrado, con la participación sólo de sus compañeros y compañeras de grupo y bajo el control del profesor-a. Además da la posibilidad de abrir la red también a los padres, madres o tutores del alumnado para que actúen como observadores de la actividad de su hijo. Otra de sus ventajas es que cuenta también con una aplicación móvil –tanto para Android como Apple–, algo sumamente interesante en los tiempos actuales en que los jóvenes usan Internet sobre todo a través de dispositivos móviles.

La otra red que también es muy recomendable es Schoology. A las características ya explicadas de Edmodo se le suman otras que al menos yo considero importantes. Una de ellas es que es el profesor quien proporciona el código de participación a los padres. En el caso de Edmodo eran los propios alumnos los que les podían proporcionar esa clave. También Schoology permite gestionar las faltas de asistencia de una manera muy completa (indicando si no ha asistido, si ha llegado con retraso o si es una falta justificada). La integración de los materiales de estudio también está mejor lograda en Schoology. Y cuenta también con aplicación móvil, en Android y Apple. Aunque la página de entrada está en inglés, no hay que asustarse, ya que una vez dentro se puede configurar en español.

Así que si tu hijo o hija, menor de 14 años, llega a casa diciendo que su profe quiere que se cree una cuenta en Facebook para hacer el trabajo de clase… sospecha de que ese profesor-a no está muy al día de los riesgos de las redes y de la legislación sobre el tema. Incluso siendo mayor de 14 años, no recomendaría usar las redes generalistas para el trabajo escolar habiendo, como hemos visto, redes muy completas con esta finalidad. Otra cosa es Twitter, que por sus características puede ser una herramienta educativa con muchas posibilidades. Pero eso sí: siempre que el alumnado sea mayor de 14 años. Experiencias educativas en Twitter hay muchísimas y este artículo recoge algunas de ellas.

Y el último consejo: interésate por lo que tu hijo o hija hace en la escuela: ¿sabes si usa redes sociales u otras herramientas en la Red para su trabajo escolar? Recuerda que la máxima responsabilidad de su educación te corresponde a ti, padre o madre, no a la escuela. Internet es una excepcional herramienta educativa, pero como ya sabrás también tiene sus riesgos y limitaciones y no todo vale. Entérate, aprende su uso y dialoga con tu hijo o hija para conocer qué uso hace de la Red, tanto en su tiempo de ocio como en el tiempo escolar. Y no con espíritu controlador y censor, sino de colaboración y educación.

Fotografía superior de Melanie Holtsman

Tu comentario/O teu comentario