Archivo

Turistas o ciudadanos

Turistas o ciudadanos

No se concibe hoy en día el mundo sin Internet. Los jóvenes, los adolescentes y los niños son “ciudadanos” de pleno derecho de la Red. Y quizás los más mayores, los padres y madres especialmente, se sientan más como “turistas”, como invitados a un medio que en muchas ocasiones se desconoce. Y hoy no es posible vivir de espaldas a esta realidad. Internet es mucho más que un juego, que un programa de televisión o que una colección de páginas web. En la actualidad Internet es, sobre todo, comunicación. Los chicos y chicas usan la Red para comunicarse con sus amigos y… con desconocidos. Y lo hacen a través de múltiples canales, muchas veces integrados.

Pasaron los tiempos en que los usuarios de Internet eran meros receptores pasivos de algo que personas con muchos conocimientos colgaban en la Red. Estamos en la época de la web 2.0 y con la web 3.0 ya a punto de hacerse presente. Y la característica de la web 2.0 es la participación. Sin demasiados conocimientos ni técnicas, es posible crear contenidos en Internet. Si observamos a los chicos vemos que cuelgan fotos, escriben mensajes, comentan lo que otros publican, suben videos, comparten información, reelaboran lo que ven en la Red… Un mundo totalmente distinto al que los adultos estaban acostumbrados. Pero no hay otra salida que habituarse a él y a esforzarse por participar de él.

Caben muchas actitudes por parte de los padres y madres ante la actividad de sus hijos en la Red. Unos padres desconocen, desconfían y prohíben. Otros todo lo contrario: desconocen, confían y permiten todo. Otro abundante grupo de padres y madres conocen lo “malo” de Internet, gracias al bombardeo de los medios de comunicación cuando ocurre algún suceso desagradable con adolescentes como protagonistas. En estos casos, términos como “Tuenti”, “Messenger”, “Facebook”… saltan en los titulares y quedan asociados a conceptos negativos.

Ninguna de estas reacciones es la más acertada. No cabe prohibir, porque los chicos y chicas pueden conectarse hoy en día desde múltiples lugares fuera de nuestro control: en el colegio, los cibers, las bibliotecas, la casa de los amigos, con los teléfonos móviles, con notebooks, con consolas… Prohibiendo sólo se consigue más descontrol.

Tampoco es adecuado confiar en todo lo que es Internet. Igual que la vida “real” (habría que preguntarse a estas alturas qué es verdaderamente más “real”), hay peligros que debemos conocer para prever. Y tampoco hay que pensar que todo en Internet es malo. Son herramientas que, igual que un coche o un cuchillo, puede ser bueno o malo según el uso que hagamos de él.

En consecuencia, es importante que los padres, las madres, los educadores, conozcan qué es Internet actualmente, qué tendencias se prevén, qué herramientas se usan, qué uso hacen sus hijos de ellas, qué precauciones hay que tener, cómo actuar ante ciertos problemas que se pueden presentar…

Y ésta es la idea que me anima a escribir este blog. A lo largo de la singladura que hoy comienza, quiero ir tocando algunos temas que pueden ser de utilidad. Y no sólo y exclusivamente consejos para padres “en apuros”, sino también alguna ayuda que puede ser para nuestro propio uso de la Red.

Quiero proporcionar también muchos recursos, lugares, enlaces, donde podáis ampliar información, donde aprender más sobre los temas que aquí hablamos.

Y quisiera que participarais, que preguntarais, que aportarais experiencias, consejos, que rebatierais cuando no estéis de acuerdo.

Si estáis leyendo esto, enhorabuena, porque quiere decir que tenéis la inquietud de conocer más este maravilloso mundo que es Internet, que tenéis preocupación por el uso que vuestros hijos e hijas hacen de estas utilísimas herramientas, y que, en definitiva, estáis dispuestos y dispuestas a dejar de ser “turistas” para ser “ciudadanos” de pleno derecho de la Red.

Tu comentario/O teu comentario